Valora este artículo
(1 Voto)

Las gripes y resfriados en los niños más pequeños  

La gripe y resfriados son las enfermedad es más comunes que tienen nuestros hijos a lo largo de un invierno, incluso varias veces. Si bien, a veces causa bastantes trastornos, estos suelen ser leves.

Lo primero que tenemos que saber es que no es lo mismo una gripe que un resfriado. Parece lo mismo, y muchas personas lo confunden, pero los síntomas de una gripe común son mucho más fuertes que los de un resfriado.

Seguro que os suena por vuestro pediatra, os habrá comentado que el resfriado está provocado por una bacteria, y la gripe por una infección vírica. Los famosos virus. Se supone que un resfriado fuerte si se complica, los antibióticos podrían servir para combatir la enfermedad, pero en la gripe, nunca se debe tratar con antibióticos.

Resfriados y gripes en las escuelas infantiles

Cuáles son los cuidados que le podemos dar a un niño con gripe o catarro

Lo primero es que tienes que saber cuales son los síntomas de la gripe. Parecen los mismos , pero son bastante más fuertes y significativos:

  • Molestias febriles
  • Garganta roja, tos y mucosidad
  • Dolor de articulaciones intenso y debilidad del niño, cansancio extremo
  • A veces, diarrea y vómitos- molestias gastrointestinales
  • Infecciones de oídos
  • Dolor de cabeza

En un resfriado común, el moqueo nasal, el estornudo y la congestión nasal es lo más común. La gripe suele ser más agresiva y fuerte para los menores de 6 años.

¿Cómo debemos actuar?

No se deben dar antibióticos a la ligera, sólo bajo prescripción médica.

Tampoco es bueno dar aspirinas ya que puede empeorar la gripe o fallo hepático en casos más graves

La temperatura varía mucho a lo largo del día, por el día es más baja y por la tarde sube bastante.

Estar tranquilos con los niños y no tenerlos en los lugares cerrados y con mucha gente, saturados de personas. Además siempre una pequeña “cuarentena” de unos días no viene mal. Los ancianos, personas inmunodeprimidas y bebés no deberían estar con los niños enfermos de gripe.

Los baños fríos, no son buenos en todos los casos. Ni friegas de alcohol, ni agua helada, porque les haremos temblar y se sentirán peor.

Si no tienen apetito no debemos obligarles a comer, pues podemos inducir a empeorar o al vómito.

No compartiremos alimentos, cubiertos, vasos , cama, mantas y objetos de aseo con los niños que tienen gripe. Lo mejor es tener al niño en reposo, tranquilo , distraído. Le podemos dar antitérmicos para bajar los síntomas de la fiebre.

En su habitación para aliviar la congestión nasal lo interesante es poner un humidificador de vapor frío, pero limpiarlo a menudo porque también se crean bacterias.

No conviene taparle en exceso. Camisetas de algodón y no muy abrigados para que estén cómodos con ropas holgadas.

Los niños no suelen tener hambre, aunque no les obliguemos, deberán tomar líquido en forma de agua, caldos, purés, sopas, zumos naturales. Podemos darle de comer cosas muy suaves y dieta blanda que se digiera bien.

Intentaremos lavarnos las manos frecuentemente y tener pañuelos desechables y taparnos la boca a ellos y nosotros cuando tosamos o estornudemos. Así evitaremos contagios y molestias para toda la familia.

Esperamos que estos sencillos consejos os ayuden a afrontar mejor estas enfermedades durante el invierno.

 

Artículos relacionados (por etiqueta)

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.