Valora este artículo
(2 votos)

Relación entre la curiosidad del bebé, su desarrollo e inteligencia

Por medio de la "exploración" el bebé acoge los "recursos que le rodean" para explotar sus ideas creativas basadas en su inteligencia. La primera y más simple emoción que descubrimos en la mente humana es la curiosidad Edmund Burke Los niños pequeños son criaturas curiosas por naturaleza.

 

estimulacion temprana en el embarazo

 

Piensa en un bebé, en tus brazos, incapaz de gatear.

Él intentará alcanzar los colgantes o pendientes brillantes, si usas gafas intentará cogerlas y quitártelas, y no puedes hacer nada para impedir que él siga y siga intentándolo. Incluso él tirará de tu nariz o de tus párpados si no tienes cuidado, o podría acercar sus dedos a tu rostro e intentar meterlos en tu boca o nariz, o arañarte.

Se inclina y alcanza y agarrará tu comida, sus ojos siguen el movimiento de personas, animales u objetos, cualquier cosa que se atraviese frente al él o ella. Cuándo el bebé ya puede gatear podrá encontrar la más pequeña partícula de suciedad en tu alfombra recién aspirada o “inmaculadamente barrida”.

Ellos encuentran insectos muertos en el suelo que tú nunca podrías pensar que estuvieran allí. Ellos morderán zapatos, juguetes, y ten mucho cuidado con los cables eléctricos... Podrían hacer girar todo el papel higiénico del rollo, chapotear en el agua del inodoro y tirar los libros de las estanterías. No entienden el concepto de lo mío y lo tuyo, todo lo que está a su alcance es de ellos para explorar y nosotros como padres, es importante que reconozcamos el papel de la curiosidad en el desarrollo de la inteligencia de nuestros hijos.

Lo primero que debemos hacer es respetar esta característica innata, respondiendo a nuestros hijos de manera positiva cuando tratan de aprender.

Ellos jamás deberían ser castigados por tocar las cosas en su propia casa o incluso en una casa que están visitando. No deben ser regañados por sacar a relucir su creatividad con las cosas que encuentran, como por ejemplo sacar todas las toallitas húmedas fuera de la caja y tirarlas por los aires. Usarán recursos a su alcance para lograr sus objetivos creativos Un bebé jamás debería ser reprimido y mucho menos castigado por hacer cosas que ellos se inventen, cosas sacadas de su creatividad, a partir de los recursos que le rodean, ideas grandiosas para su nuevo, inocente, pero muy inteligente cerebro.

Ten en cuenta el hecho de que el bebé se adapta a la situación, sacando provecho creativo de cada recurso con el que cuenta, todo esto es parte de la exploración de su entorno. Como padre tu responsabilidad será vigilarlo, desde cierta distancia que no se haga daño ni se ponga en peligro pero constantes regaños de los padres o la famosa palabra “No, no, eso no…” podrían incluso llegar a ser confusos para un niño, cuando el niño explora y toma el interés en torno a algo ¡El bebé está aprendiendo! Esto es mucho mejor que si nosotros como padres estuviéramos enseñándoles a nuestros hijos objeto por objeto esperando que él ordenadamente memorice el nombre y función de cada cosa, por que algún día tendrá que usarla.

La "exploración" es el mejor medio de aprendizaje para un bebé o niño Si tienes dudas con respecto a que tu bebé no te entenderá lo que le dices con palabras complejas, puedes hacer lo siguiente, primero explícale de la forma sencilla la función de algo, basándose en sus habilidades de lenguaje en desarrollo y luego pasas a darle una explicación mucho más extensa, rica en palabras y conceptos, así aprovechas para ampliar sus conocimientos incluso a nivel vocal también.

Aprovecha esta extensa y casi infinita curiosidad de los bebés para aumentar sus conocimientos e inteligencia, recuerda que cada uno de los conocimientos nuevos adquiridos por el cerebro del bebé equivale a muchas más neuronas interconectadas, en otras palabras, equivale a más inteligencia.

Explica cada cosa de forma amena y de ser posible divertida para el bebé, así irás preparando el camino para que luego el bebé pueda ir también haciendo conexiones entre lo que se encontró el otro día y el resto de cosas que encontrará y verá luego.

Acepta su interés, su curiosidad, y al hacerlo, estarás ampliando su inteligencia, le estarás enseñando a tu hijo sobre el mundo inmediato en el que vive, permitiéndole un desarrollo más completo y mejor que si lo reprimieras.

¿no es esto mucho más productivo y divertido que recurrir al simple "No, no, eso no"?

 

Artículos relacionados (por etiqueta)

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.